Cómo aprovechan los fabricantes el potencial de los datos

Para los fabricantes de hoy en día, los datos tienen la misma importancia que las cadenas desuministro, los camiones de transporte y las máquinas industriales. Los datos no sirven si no seconvierten en información útil, para luego aprovechar esta información en tiempo real y mejorar laeficiencia, los servicios y los modelos empresariales. La transformación digital (un cambiotecnológico y organizativo) ofrece la agilidad que los fabricantes necesitan para competir demanera efectiva.

Hace poco tuve el honor de explorar cómo los fabricantes afrontan la transformación digital en un podcast con Scott Lapcewich, Vicepresidente y Gerente general de Mantenimiento y atención aclientes en Rockwell Automation.

Aquí se incluyen algunos momentos más destacados (Nota: Esta transcripción ha sido editada porrestricciones de espacio).

¿Cómo comienzan los fabricantes de éxito a adoptar la digitalización?

Scott y yo coincidimos en que es importante volver a los conceptos básicos cuando se planeaadoptar la digitalización, ¡hace falta un plan! A muchos de nuestros clientes les entusiasman lasposibilidades que ofrece la digitalización, y nosotros les recomendamos que evalúen cómo susoperaciones de fabricación encajan en sus objetivos empresariales globales.

Scott planteó algunas consideraciones adicionales para seguir el desarrollo del plan:

  • Parte de este plan debe detallar las inversiones necesarias desde el punto de vista deinfraestructura y modernización

  • Ya en conexión y con las plantas integradas, es posible capturar los datos mediante unaaplicación de software empresarial. En Rockwell Automation hicimos esto con nuestraspropias plantas, y utilizamos nuestros datos para mejorar la producción y aumentar lacalidad.

  • Por último, sugerimos integrar las operaciones de fabricación de su empresa como un todoConéctese con sus clientes y proveedores para iniciar el proceso de optimización decapacidad de respuesta, inventario y producción.

Scott mencionó datos. Según mi experiencia, tanto con clientes como internamente, los datosasustan a la gente, por su volumen y por lo que reflejan. Los datos en  no sirven. Lo interesantees combinar los sensores con los datos.

¿Qué consejo les daría a los fabricantes interesados en optimizar su rendimiento?

Tal y como lo he comentado anteriormente, en primer lugar hay que aprovechar el potencial de losdatos con que cuenta para comenzar a reaccionar ante lo que está ocurriendo. Mirar de frente larealidad es inquietante; si los problemas se ignoran, pareciera que no existiesen.

Al evaluar las encuestas del número de sensores que se integrarán y producirán datos, algunasindican que habrá 20.000 millones dentro de cinco años y otras consideran que habrá 40.000 o 50.000 millones, pero el número en  no importa. Se trata de una enorme cantidad de datosproducto de estos sensores. Sobre lo que realmente necesitamos hablar es de dónde provienenlos datos, qué hacemos con ellos, cómo lo hacemos y desde dónde los observamos. Tambiéndebemos ayudar a nuestros clientes a comprender los datos, cómo los utilizan si es que losutilizan, y cómo asignar prioridades a la información.

Scott nos dio algunos ejemplos de lo que Rockwell Automation hace para indicar el estado dediversos activos y generar información automatizada de diagnóstico sobre lo que ocurre en lafábrica. Al incorporar análisis automatizados en los controladores programables y el software paraempresas de Rockwell Automation, los clientes pueden obtener valiosa información de lasmáquinas.

También hablamos de la importante oportunidad que significa analizar tendencias de datos ymonitorizar las referencias de rendimiento para que los clientes puedan determinar las accionesconcretas que pueden llevar a cabo en sus operaciones. Por ejemplo, a fin de mejorar la calidad sepueden examinar los datos de tendencias a largo plazo y localizar factores que tal vez influyan asidminuir la calidad al paso del tiempo.

¿Cómo se pueden dominar los datos (o controlarlos)?

Algo que siempre nos dicen los fabricantes es que, a pesar de que disponen de datos y cuadros demando, su problema es que tienen demasiada información y carecen de la experiencia necesariapara entender las alertas. Si aparece una alerta, quieren que haya un flujo de trabajo incorporadoque se encargue de llamar al experto, ya sea interno o externo.

Le pregunté a Scott si Rockwell Automation está trabajando en alguna función que envíe lasalertas de los dispositivos a un profesional de operaciones capacitado, de manera que los clientespuedan dejar que los proveedores de automatización se hagan cargo.

Por lo visto, no es tan sencillo como parece. Según explicó, el reto está en que una línea deproceso produce muchas alarmas todos los días. Algunas de ellas son relevantes, pero otras no. Para poder establecer un contrato de servicio administrado con los clientes, es necesario colaborarde antemano para determinar qué hace la línea de proceso, a qué corresponden las variables clave y las tendencias, y cómo monitorearlas para averiguar posibles problemas. A continuación,es posible configurar los sensores y la función de monitorización para identificar las combinacionesde eventos o alarmas que indican un posible fallo futuro, un problema inminente o un problema queya se ha producido.

Rockwell Automation ya proporciona el servicio de dirigir las alarmas a su centro de asistencia,donde siempre hay alguien disponible para responder 24 horas al día. A continuación, se puedendirigir las alarmas directamente al escritorio de un experto en el campo específico (en cualquierlugar del mundo) para resolver el problema de forma remota.

RELACIONADOS

CASOS

SOLUCIONES